Fonte: Los nuevos bablistas (1925), de Enrique García Rendueles. Poema de Tiadoru Cuesta.

¡ MUERO… PERO EN LAS GUERRILLAS !

¡ Morríó com’ un valiente sable ‘n manu

cuanto al pasu topaba sotripando;

con fuelgu de xigante, vióse anciano

sin fuxir una vez… siempre guerriando !

¡Ay probitina España, cuán tiranu

el sinu tienes que te va dexando

sin fíos como CONCHA dispreciada

y en xirones sin cuento esfarrapada !

Del cañón al troníu, presurosu

como ‘l rayu llegó siempre ‘l primeru;

y yera co ‘l vencíu tan piadosu

como ‘n el pelear tan foscu y fieru:

debaxo ‘l uniforme, bondadosu

llatía ‘l corazón de ‘I gran guerreru

q’ una bala enemiga dexó fríu

y al pueblo de PELAYO doloríu.

Non coló pe la espalda ‘I plomo airáu

que la muerte gloriosa dió al valiente…

foi ‘n el pechu… de cruces adornáu,

ganaes peleando frente á frente;

por detrás non morriera tal soldáu,

pos nunca recular lu vió la xente;

y si un día non más volvies’ la cara,

la pena de facello lu matara.

¿ Non viésteis les furioses granizáes

que les nubes en foscu remollinu

nos únvien en ‘es récies tempestáes

q’ ablucáos nos dexen y sin tinu ?

Pos ansina les bales gomitáes

por el prietu cañón, roncu y dañinu,

en calavres convierten mil rapazos

que de mil probes madres son peazos.

-¿Q’ asocede?-¿Qué pasa?-¿Por qué España,

onde Dios de sos gracies punxo ‘l ñeru,

en el monte, n’ el llanu y la cabaña,

del fosil disparáu ve ‘l fumeru ?

-¿ Por qué mana del home tanta saña ?

¿ Crió ‘l suelu español el estranjeru ?

Entóncenes morrei, morrei con gloria,

pa vivir munchos siglos en ‘a historia.

Pero ¡ probe de mi ! si son hermanos

los que llocos d’ afecho y aturdíos

s’ esmigayen sin ver que son cristianos

y d’ una madre mesma tóos fíos.

¿ Qué premiu barruntais que los tiranos

en pagu vos darán de tantos bríos ?

Lo q’ á vostros mayores dió esa raza ….

¡ Cadenes, pocu pan, palu,.. y mordaza !…

¡ Dexailo por Dios Santu, que ya ‘l cielu

s’ escurez, por non venos, pesarosu !

-¿ Val un home la llercia y desconsuelu

que ‘n el pueblu semais, de paz ansiosu ?

¿ Les llágrimes del padre, ‘l fíu, ‘l güelu,

enxugar podrá nunca ‘l ambiciosu ?

¿ Españoles non sois ? ¿non sois cristianos ?

Pos Dios dixo: queréivos como hermanos.

Non más os esñiceis, y los conseyos

non ‘cheis en sacu rotu d’ isti legu;

si pataques, maíz, fabes y arbeyos

la tierra non produz, y sin sosiegu

y famientos se ven neños y vieyos

por non querer oír tan xustu ruegu,

¿ qué direis al Siñor, cuando la muerte

en folla trueque ‘l cuerpu del más fuerte ?

¡ Oh ! dexailo por Dios, hermanos míos,

como piden al cielu contristáes,

famientos d’ abrazar á los sos fíos,

les sin consuelu madres desdicháes;

¡ la cuna y el sepulcru ‘stán mecíos !…

les hores del mortal por Dios contáes,

q’ al morrer en ‘a Cruz dixo al cristianu:

non derrames la sangre del to hermanu.

España de valientes foi viveru

des que Dios fexo ‘l mundo y hubo día

q’ enritar su león sañudu y fieru

la solmenada Europa ‘tarrecía;

tanta gloria ‘xuntó, que ‘l orbe ‘nteru

encerralla ‘n so senu non podía,

y por eso COLÓN, sin sentir penes,

foi en busca de nuevos almacenes.

Del pueblu de PELAYO y so fiereza;

de la patria del CID q’ estocinaba

al moru guerriador; de la grandeza

que ‘l sol d’ entrambos mundos allumaba,

¿ que nos queda, españoles ?-¡ La pobreza ¡

¿ Y non llorais al ver que non s’ acaba

esta guerra cruel, q’ atiza arteru

p’ atrapanos sin fuelgu ‘l estranjeru ?

¿ Non ye cosa que plasma y quita ‘l xuiciu

el ver los vascongaos, refaltando

tanta griesca, trastornu y rebulliciu

sin provechu par’ ellos entamando ?

Eses gracies que gocen, en perxuiciu

de mil pueblos de rabia espatuxando,

¿ por qué España consiente, sí con elles

nos mayen, cuando atorpa, les costielles ?

-¿ D’ ú vienen esos fueros ?-¿ Son quiciáes

porque ‘l mundu al facer Dios soberanu,

ántes fexo les tierres vascongáes

q’ el xardín celestial suelu asturianu ?

¿ Non semos d’ un ventráo ?-¿ Sos bondáes

amorosu non vierte so ‘l cristianu ?

-¿ Qué mil Xudes entós fai el Gobiernu

que non únvia los fuerus al infiernu ?

-¿ Qué dotrina estudiais ?-¿ Qué catecismu

pa vosotros se fexo solamente,

q’ emburriáis la nación hácia´l abismu,

q’ espumosu llevántase ruxente ?

-¿ Quién vos lleva á guerriar ? –i El egoísmu!…

-¿ Y ye bon español quien tal consiente ?

-¿ Por qué si pa vosotros Iluz el día

á escures ha de estar la patria mía ?

¿ Queréis rey ?-¡ Non !… decís: Señor queremos

en el nome no más, pero absoluto

d’ ESPAÑA y de les INDIES lu faremos

á quien todos pagueis ricu tributu.

¡ Rey los vascos !… mil veces morreremos

semando pe la tierra ‘l llantu y lutu,

primero que de libres non pudiamos

en presencia del mundo apellidamos.

Pos molleres de fierro, cocorotes

de duro pedernal, ¿ por qué rabiáos

el canil regañais, y los garrotes

teneis contra nosotros llevantáos ?

-¿ Querer la libertá merez azotes ?

-¿ Non y’ isti vostru puxu, condenáos ?

-¿ Entóncenes por qué, libres de penes,

saborgar non dexais tan dulces bienes ?

Tras los picos q’ esguilen á I’ altura

disparáis el cañón al pueblo iberu;

en ‘es nuestres MONTAÑES, sepultura

al triar topó siémpre ´l estranjeru;

del feroz africanu la bravura

el astur amansó cual naide fieru,

vengando ‘n COVADONGA ´l gran cachete

que ‘l moru dió á Rodrigo ‘n GUADALETE.

El XIGANTE del siglu, ‘I más mimau

pe la fortuna lloca, quixo un día

solmenar, en sos fuerces enfotau,

esta probe nación q’ aborrecía.

-¿ Quién el gritu de guerra llanzó osau,

que ‘l vientu temerosu repitía ?

< Isti PUEBLU non más, cuyos guerreros

el valor y el deber tienen por fueros. »

D’ esos homes cristianos y aguerríos

los descendientes somos, y queremos

cien mil veces morrer, si nuestros fíos,

como sos padres, libres non los vemos;

en ‘os praos, los montes y en ‘os ríos

¡ abaxo los tiranos !… gritaremos.

pos aquí, hasta la fonte que mermura,

«VIVA LA LIBERTÁ» diz con dolzura.

Dos palabres non más decir quixera

pa dexar de falar y cierrá ‘l picu;

mande Xuan, mande Pedro, ¿ la cevera

metereis sin pagalla pe ‘l focicu ?

¿ hay dalgunu tan reciu de mollera

que non sepia, bien sea probe ó ricu,

q’ agora como siempre los mandones

fixeron de los tontos escalones ?

¡ Empapielle ‘l cañón !… más el troníu

non s’ escuche, que muerte dá y espantu,

¡ doléivos de la patria ! -¿ He bon fíu

quien no aforra á la madre triste llantu ?

Dexai que Dios del cielu condolíu

al ver tanta llaceria y dolor tantu,

á so divinu soplu, poderosa

la llevante otra vez y vitoriosa.

Non son carlistes, non, los que ‘na guerra

al pendón liberal finquen el diente;

¡ esta planta non guaña ya en ‘a tierra

que con sangre regó tantu valiente !

Buscáí lloñe d’ ESPAÑA que s’ emperra

en sentar en el tronu al Pretindiente,

pos aquí quien llevanta la cabeza,

non ye el carlismu, non… ¡ ye la probeza…!

La probeza, melliza del tormentu,

manancial de dolor, que sin soldáos

en ciodáes y pueblos toma asientu

cuando dexa ‘l llabriegu los sembraos;

la probeza, de Dios xustu escarmientu,

q’ al miranos, per llocos y olvidaos

de so dotrina santa, xosticieru,

castíganos con ella quier severu.

Oyéime por favor: á tantos males

co ta paz sospirada fin pondremos…

los fosiles, los sables y les bales

pe l’ llaviegu y forcau trocaremos;

co los doraos frutos, les señales

d’ esta guerra sanguina borraremos,

pero siempre de CONCHA á la memoria

en letres d’ oro cuntará la HISTORIA:

« ¡ Non coló pe la espalda ‘l plomo airau

que la muerte gloriosa dió al valiente !…

foi ‘n el pechu.. de cruces adornau,

ganaes peleando frente á frente;

por detrás non morriera tal soldau,

pos nunca recular lu vió la xente,

y si un día non más volviés la cara,

L A PENA DE FACELLO LU MATARA.

Anuncios