Santos Manuel Coronas González, «Leopoldo Alas (Clarín), jurista: su Programa razonado de Historia General del Derecho Espanol», en Anuario de historia del derecho español, nº 72, 2002.

Las palabras dedicadas por él mismo a su maestro de la Universidad de Oviedo, Guillermo Estrada, un idealista de la tradición: «Si hubiera querido evolucionar, tanto como suele, en media vuelta a la izquierda, con una seña le hubiesen salido al encuentro y le hubieran llevado al Congreso, y hubiera brillado y hubiera sido Ministro y rico, y ¡terrible de decir!, acaso viviría. . . Pero prefirió ser consecuente, con veinte mil reales al año, con descuento, y siete hijos, para sustentar a los cuales no le servían sus dotes de gran orador, que no comerciaba con ellas. Sus últimos años fueron tristes según la carne. Enfermo, desengañado, con preocupaciones económicas por causa del amor a los suyos, incapaz de buscar dinero sin honores por el campo trillado de la poca aprensión…» (cit . mim. 18, p . 215)

«Guillermo Estrada, por el que habría de expresar tiempo después, con ocasión de su muerte, la rara admiración que suscitara en él su estilo de vida integro y austero.»

«Guillermo Estrada, jefe de los carlistas de la región asturiana, antiguo secretario de don Carlos, diputado de la minoría carlista en las Constituyentes, si no recuerdo mal, catedrático de la Universidad de Oviedo, orador elocuente, correctísimo, fluido y ático, hombre de memoria pelagina, peritísimo en historia moderna y contemporánea, buen canonista y maestro de Derecho civil, alma y cuerpo de diplomático, no era un hombre vulgar… (a su vuelta a la cátedra). Aquí nos encontró de profesores a los que habíamos sido sus discípulos: él nos llamaba a nosotros compañeros, nosotros a él, maestro. Era el único que quedaba» L. ALAS, Estadistas y oradores: Guilermo Estrada, en La Cruz de la Victoria, X, núm. 2628, de 7 de enero de 1895 (reproducido parcialmente por M. GÓMEZ SANTOS, Leopoldo Alas, «Clarin». Ensayo bio-bibliográfico. Oviedo, 1952, pp. 214-216. S.M. CORONAS, Rafael Altamira, pp.

Anuncios