Bandera de los Voluntarios de Covadonga: Anverso (Colección Baleztena de Pamplona): roji-gualda con ovalo azul cargado de la Cruz de la Victoria y lema DIOS PATRIA Y REY, y Dn. JAIME DE BORBÓN PRÍNCIPE DE ASTURIAS. Reverso (Partido Carlista): blanco con la Virgen de Covadonga, entre dos escudos Reales, y con el lema Dn. CARLOS 7º DE BORBÓN/VOLUNTARIOS DE COVADONGA/Dª MARGARITA DE BORBÓN; en sus esquinas alternan castillos y leones.

11bandera-voluntarios-covadonga-museo-carlista-recuerdos-historicos

11bandera-de-d-jaime-museo-carlista-recuerdos-historicos

Bandera de los Cazadores de Covadonga (Colección Baleztena de Pamplona): Anverso: roji-gualda con Cruz de la Victoria, sobre un aspa de Borgoña, y lemas IN HOC SIGNO/VINCES, y DIOS/PATRIA/Y REY. Reverso: blanco, con la Inmaculada Concepción, rodeada de collar del Tizón y otro de lises y margaritas, las cruces de las cuatro ordenes, y lemas TOTA PULCRA ES MARIA ET MACULA ORIGINALIS NON EST IN TE, y STA EST QUE SERPENTIS CAPUT VIRGINEO PEDE CONTRIVIT/CARLOS VII/Y/MARGARITA DE BORBÓN; en sus esquinas alternan castillos y leones.

11lateral-sala-banderas-museo-carlista-recuerdos-historicos

(Luis Sorando Muzás, «Las banderas de las Guerras Carlistas», en Las Guerras Carlistas. Catálogo de la exposición celebrada en el Museo de la Ciudad de Madrid del 6 de mayo al 13 de junio de 2004, Ministerio de Cultura)

Una nota sobre banderas y política en el siglo XIX

Durante el convulso reinado de Fernando VII, la bandera roji-gualda de la “nación española” estuvo asociada a las ideas liberales, por lo que fue utilizada por la Milicia Nacional, mientras que la bandera blanca de la Casa de Borbón, en confrontación con el nuevo concepto de la “nación política”, era empleada por los Voluntarios Realistas. Sin embargo con motivo de la Primera Guerra Carlista (1833-1840) tanto las tropas carlistas como las isabelinas utilizarían principalmente la bandera blanca. En 1843 un Real Decreto estableció la roji-gualda como “bandera nacional”, generándose durante las décadas siguientes un amplio consenso sobre su significación. De hecho fue usada tanto por el régimen de la Primera República como por los ejércitos de Carlos VII.

Anuncios