ch12-Año2002

La Nueva España (19/08/2010)

El histórico dirigente carlista, que estuvo casado con la princesa Irene de Holanda, fallece en Barcelona a los 80 años a causa de un cáncer de próstata

El histórico dirigente carlista Carlos Hugo de Borbón-Parma falleció ayer, a la edad de 80 años, a causa de un cáncer de próstata en un centro médico de Barcelona. El funeral se celebrará hoy por la tarde en el tanatorio de Sant Gervasi de Barcelona, según han informado fuentes familiares en un escueto comunicado. En dicho comunicado se afirma que Carlos Hugo de Borbón-Parma falleció «rodeado de toda su familia» y «habiendo recibido los santos sacramentos y la bendición apostólica».

El pasado 4 de agosto la familia del fallecido difundió un comunicado en el que se decía que el estado de salud de Carlos Hugo, cabeza dinástica de la Casa de Borbón Parma, «no es bueno» y que estaba «en manos de Dios».

En dicho comunicado, divulgado a través de la página web de la familia Borbón-Parma, fechado en Barcelona, el duque señalaba que vivía esos momentos rodeado de su familia y sus fieles. «Lo único que os pido es serenidad y que sigáis adelante con nuestro proyecto de libertades, expresión moderna de nuestros antiguos fueros», afirmaba en el comunicado. En el mismo pedía a sus adeptos seguir al lado de sus hermanas María Teresa, Cecilia y María de las Nieves, y de sus hijos Carlos Javier, al que señalaba como «futuro jefe de la dinastía», Jaime, Margarita y Carolina, fruto de su matrimonio con la princesa Irene de Holanda, de la que se divorció en 1981. La hermana de la reina Beatriz se convirtió al catolicismo para poder casarse.

Carlos Hugo nació en París el 8 de abril de 1930. Es el primer hijo varón de Javier de Borbón-Parma y Braganza y de Magdalena de Borbón Busset. Era descendiente directo por vía paterna, al igual que la Casa Real española, de Felipe V, primer rey Borbón en España. En 1975, tras la abdicación de su padre, se convierte en cabeza dinástica de la Casa Borbón Parma, la rama carlista que pretendió situar a los Borbón-Parma en el Trono de España. En 1977 fue elegido presidente del Partido Carlista, que abandonó en 1979 tras intentar sin éxito conseguir un escaño en las elecciones generales. En 1978 declaró no tener ninguna pretensión de aspirar a la Corona española.

La boda religiosa de su hijo Carlos, que iba a celebrarse la próxima semana, ya se había aplazado a causa de su mala salud. Los restos mortales del fallecido, que en Holanda tenía el título oficial de príncipe, serán trasladados primero a la capilla «Koepel van Fagel», situada en las inmediaciones del Palacio Noordeinde de La Haya, donde la reina Beatriz de Holanda tiene su residencia oficial. Los restos mortales se trasladarán luego a las localidades italianas de Piacenza y en Parma, antes de ser enterrado en la cripta familiar de la iglesia Steccata (Parma). Además, se celebrará un funeral en Madrid.

Anuncios