1876 Detras de las trincheras

En 1875 el asturiano José Indalecio de Caso colaboró, con los también carlistas Julio Nombela y Vicente Manterola, en la preparación de un Plan de Gobierno que fue presentado a Carlos VII. Este Plan sería citado años más tarde por Miguel de Unamuno en una carta a Joaquín Costa como ejemplo del «fondo grande de socialismo rural» que existía en el Partido Carlista.

Fuente: Julio Nombela, Detrás de las trincheras: Páginas íntimas de la guerra y la paz desde 1868 hasta 1876, Madrid, 1876, pp. 434-447.

Los principios de gobierno que se formulaban en el plan que voy dando a conocer eran seis, a saber:

1.º En el orden material, la diseminación de la población,

2.º En el orden moral, la destrucción del comercio del vicio,

3.º En el orden civil, la libertad de testar y el abintestato conservador de la familia,

4.º En el orden social, el patronato,

5.º En el orden económico, los impuestos niveladores;

6.º En el orden político, el trabajo representado por el trabajo.

Impuestos niveladores

Se gobierna para los ricos a costa de los pobres, y debe suceder lo contrario. Se cercena lo necesario en la misma proporción que lo superfluo, y así los ricos se hacen cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, contra todo principio de equidad y toda idea de gobierno. Decir que nadie tiene derecho a lo superfluo mientras alguien carezca de lo necesario, es la expresión absurda de una gran verdad. (…)

El trabajo representado por el trabajo

Los españoles dedicados a vivir honradamente de su trabajo componen por sí solos la inmensa mayoría de la nación. Esta mayoría permanente, sobre la ventaja del número, base fundamental del derecho público moderno, tiene el mérito de llenar con el trabajo la primera necesidad de España, y siendo la clase que más sufre, es también la que más paga en dinero y en sangre, y la que reúne mayor fuerza. Luego es evidente que no se debe contar más que con esa mayoría, ni mandar ni gobernar más que para ella.

El pueblo trabajador es la nación.

Anuncios