ja-amandiEscritor nacido el 28 de mayo de 1839 en Oviedo.

Estudió en esa Universidad el bachillerato, pasó después al Seminario y volvió nuevamente a la Universidad en 1854, donde se graduó de bachiller en Artes, siguiendo luego la carrera de Leyes, en la que alcanzó el grado de licenciado en Derecho Civil y Canónico en 1861. A la vez estudió en la Facultad de Filosofía y Letras hasta doctorarse, ejerciendo a la vez la labor de profesor en esa facultad en las cátedras de Literatura Latina y Castellana primero y después las de Lengua Griega, Historia Universal y Geografía. También ocupó los cargos de vicesecretario y después de secretario de dicha Facultad.

A todo esto se unían sus tareas de escritor. Sus primeros trabajos se publicaron en la Revista de Asturias y después en otras revistas y diarios ovetenses, donde expuso sus investigaciones acerca de temas de jurisprudencia e históricos, así como muchas composiciones poéticas, tanto en castellano como en asturiano. Son meritorias sus traducciones de temas clásicos latinos a la lengua asturiana. Políticamente se situó en el Partido Carlista de Asturias, que dirigía Estrada.

En 1866 alcanzó, mediante oposición, la cátedra de Retórica Política en el recién inaugurado Instituto de Tapia, explicando esta asignatura durante diez años; ocupó, además, el cargo de secretario de aquel centro. El 5 de junio de 1876 fue designado catedrático de Literatura Latina de la Universidad de Oviedo, posteriormente de Metafísica y de Lógica Fundamental. En 1897 fue elegido decano de la Facultad de Filosofía y Letras. En 1902 era uno de los únicos trece catedráticos de la sección de Filosofía del sistema universitario estatal.

Durante todo este tiempo se intensificaron sus tareas como escritor, principalmente en los periódicos, donde escribió diariamente sobre temas histórico-religiosos. La Ilustración Gallega y Asturiana, de Madrid, Asturias, órgano del Centro Asturiano de Madrid, y sobre todo El Carbayón, de Oviedo, fueron las publicaciones que recogieron con mayor frecuencia sus trabajos literarios, la mayor parte de ellos firmados con seudónimos: Syla, Germán Álvarez, Damián Álvarez, J. de Urgel y otros. En 1887 fue merecedor de un premio en el Certamen nacional celebrado en El Escorial.

Justo Álvarez Amandi murió en Oviedo el 19 de febrero de 1919.

Escribió Memorias del Instituto de Tapia (Oviedo, 1872-75), cuatro folletos; El martirio de Santa Eulalia de Mérida (Oviedo, 1877), traducido en verso castellano de la obra latina de Aureliano Prudencio Clemente; La elocuencia forense en Roma (Oviedo, 1878); Lecciones de literatura latina (Oviedo, 1879); Apuntes histórico-literarios sobre la antigua Grecia(Madrid, 1880); El doctor don José Puente Villanúa (Madrid, 1881); La catedral de Oviedo: perfiles histórico-arqueológicos (Oviedo, 1882); Días festivos de la Iglesia católica: Breve explicación de los misterios que en ellos se celebran y los motivos de su mayor solemnidad(Oviedo, 1893); Monumentos religiosos de Oviedo (Oviedo, s.a.); Programa de Lógica fundamental (Oviedo, 1910).

«D. J. Álvarez Amandi, catedrático de Literatura Latina en la Universidad de Oviedo, me ha enviado una traducción suya bable de la oda Beatus ille, no tan fácil y suelta como la de Acebal, pero digna de aprecio.» (Marcelino Menéndez Pelayo a Gumersindo Laverde, Santander, 2 septiembre 1878)

«No conozco la traducción bable del Beatus ille que te ha remitido Álvarez Amandi; a su autor mucho. Escribíamos a un tiempo en El Faro asturiano. El Sr. Arias de Miranda, que es un anciano jovial, decíame que D. Justo le caía mucho en gracia por su aspecto y opiniones de Inquisidor. Es, en efecto, o era entonces al menos, absolutista cerrado e intransigente. Tiene talento y letras.» (Gumersindo Laverde a Marcelino Menéndez Pelayo, Otero de Rey, 9 septiembre 1878)

Anuncios