que descansó en la paz del Señor, el día 12 de julio de 2007, confortada con los Sacramentos de la Santa Madre Iglesia Católica

R. I. P.

Su hermana política, Guadalupe Lorenzo Alonso (viuda de Roque Laviada); sobrinos: Rafael, Covadonga y María Antonieta Laviada Álvarez; Roque, Pilar, Guadalupe y Asunción Laviada Lorenzo; sobrinos políticos: Encarnación Martín Sánchez y José Manuel López Piñera; sobrinos-nietos, primos y demás familia,

RUEGAN una oración por su alma y les agradecen la asistencia a la misa funeral que por su eterno descanso se celebrará MAÑANA DOMINGO, día 13, a las DIEZ Y MEDIA de la mañana, en la capilla de la Residencia Santa Teresa de Jesús Jornet, Somió.

Funeraria Gijonesa, S. A. C/ Moros, 30 985 34 17 20

———————————————————————————————————

El día 12 fallecía, cargada de años, María de la Asunción Laviada González-Pola, la mayor de los varios hijos de Rafael Laviada Cienfuegos, y la última que sobrevivía.

Asunción vivió en Cimadevilla gran parte de su vida, en el edificio que había sido primera sede del Real Instituto Asturiano fundado por Jovellanos. Su padre era, junto con el Conde de Revillagigedo, miembro del Partido Liberal-Conservador. Mas la piedad religiosa de la familia los llevó a todos a otros derroteros políticos.

Un hermano de Asunción, Rafael Laviada González-Pola, frecuentaba el Centro Católico de don Tomás Guisasola. Este centro estaba vinculado al Partido Integrista de Nocedal, escindido del Partido Carlista en 1888. Alrededor de 1932 se produjo la fusión del integrismo con el carlismo de la mano de don Manuel Fal Conde. Por entonces Rafael Laviada hijo arrastró a sus padres y a sus hermanos a la nueva Comunión Tradicionalista. Asesinado en 1936, su nombre puede leerse en las placas de la entrada de la Iglesiona.

Asunción Laviada hizo la guerra como margarita de Frentes y Hospitales; su hermano Roque, como sargento de Requetés; su hermano Ignacio, fue muchos años jefe de la junta carlista de Gijón. Todos ellos muy conocidos y estimados en nuestra villa.

La militancia carlista la continuó Asunción hasta que la enfermedad y la vejez se la fueron impidiendo. Mujer muy piadosa, de excelente memoria, ideas firmes y fuerte carácter, formó parte de numerosas asociaciones católicas

Anuncios