onrubia-farcYe una carta d’Ángel Luis Fernández Meana, hestóricu militante de la central anarcosindicalista CNT nel conceyu d’Uviéu, que na so mocedá foi militante del Partíu Carlista d’Asturies y de les Fuercies Actives Revolucionaries Carlistes, en rempuesta a otra carta de Luis Infante de Amorín publicada’l 19 de xunetu del 2002 nel periódicu La Nueva España. Nesti escritu Meana apúrrenos dalgunes de les sos alcordances en rellación a la esperiencia de los Congresos del Pueblu Carlista (1970-1972):

Ún, enun ritu ñiciáticu de pasu de la adolescencia a la dolescencia camentóse nesto de la guerra social con una operación a saltu mata pente’l llume ferruñoso de les faroles urbanites pa dexar emprentao, a golpe de bote kanfor, ente otres nes muries de les escaleres que anguaño dan nos focicos de Franco na Plaza España, el so primer ixuxú que dicía, y tebo diciéndolo bien de tiempu, “Carlos Hugo libertad”.

Corría o, por pintalo más en concencia, galopiaba fincando bien la güella l’añu 68, el del Mayu floridu y hermosu. Con echalu pal destierru a esti Carlos, que daquella representaba la tiesta de la partida carlista n’España –en siendo sicasí el xefe de la “legitimidad proscrita” so pá, Don Javier- el Enán Dictador diba sacando alantre cucia-cucia como siempre fexo “el anterior jefe del Estado” la estratexia -y ésta del destierru yera una, impescindible, de les xugáes- pa dexar proclamao la so socesión na persona de Juan Carlos.

Ün, digo, surdió aquella nuechi a estampar pe les parés esi glayíu, a cuenta ser unu de quienes daquella iguábemos la partía n’Uviéo. Y siéntome perende, en bien de una memoria histórica llimpia y clara, col saber y poder enforma pa desmentir unes y puntualizar otres de les custiones soscitaes por Luis Infante de Amorín na so lletra del 19 pasáu.

De primeres vamos apurrí’l candil a ver si semos a ver daqué: Carlos Hugo foi, de seguíes de so pá, xefe del Carlismo co la doble lexitimidá, que diz Infante que la custiona naquel. Pero esi ye utru cantar, que haiga danquién que non seya pa con ello. D. Javier en 1972 po la morde que lu atropielló un auto en París el 22 de febrero, unos dís dempués, el 27, únvia a los carlistas mandao pol que, amás de lo del acidente, fai saber que pon plenos poderes nel so fíu “CARLOS HUGO para que dirija y gobierne el Carlismo con la Junta de Gobierno” faciendo reserva de que en casos trascendentales tomarán decisión conxunta entrambos, fíu y pá. Caltengo la nota firmáa y fecháa de puñu y lletra.

Pa negá-i la llexitimidá de “ejercicio” a Carlos Hugo (C. H., diquiá palantre) de Amorín, que fíncase fiel intérprete de les esencies dotrinales, chá-i en cara l’abandonu destes. Pero resulta que quien da y quita esa llexitimidá y ye soberanu en custión de sencies -como ta mandao y asina i abultaba daquella al Carlismo- ye el Pueblu, nesti casu el Pueblu Carlista. Y resulta que en 1971, a istancies de la Secretaría General de la Comunión Tradicionalista -si de Amorín non lo tien, la Historia tienlo documentáo, y yo tamién y enriba vivío- entámase un procesu de debate y toma de decisiones con base nes Asamblees llocales y depués rexonales, siempre con mandatu imperativu -métodu que honra, como a pocos, al Carlismo- procesu que cristaliza nel Congresu del Pueblu Carlista en xunu del añu siguiente. Y de resultes surde de la Comunión, el Partido Carlista, que resulta que vien con un pan baxo’l brazu: la interpretación al día de les so sencies, quier decise la “línea ideológica-política” aprobáa como resultao desi procesu, que pa quien quexo -doi fe po lo que diz a Uviéo y tengo alcordanza indeleble de la primer reunión, na cai Covadonga pa más señes- foi muncho estudiáu, debatíu y sancionáu. Daquí vien lo del socialismo autoxestionariu, de un Congresu del Pueblu Carlista.

Claro que esto pa Infante igual pinta menos que lo que faiga un puñau de señoritingos/es encabezonaos/es nes sencies de la Santa Tradición. Esti garrapiellu de recalcitrantes ven que, con esti Congresu, el Carlismo vuelve por sus fueros a la sencia popular que vio na “legitimidad proscrita” la defensa del fueru de la llibertá, enverde ser la enseña utilizáa po la defensa integrista de más ranciu abolengu del señoríu feudal. Y entós, lo de siempre: rúquen-i la chola al segundón, afalándoi la codicia pa ver si son a facese con un mal rey que llevase al estandiarte. Ye lo que Infante quier colar co lo de que C. H. “fue repudiado por los carlistas” y lo de que “se le rechazó oficialmente” –¿ónde ta el documentu oficial? que prestaríame velu- “en un movimiento que … partió de Asturias” “por cierto”, diz nos puntos suspendíos.

Y ye cierto. Partió d’Asturies el movimientu pa intentar que el Carlismo repudiare a C.H. Y no nel 75, que ya dende’l 71, cuando advirtieron que el referíu procesu congresual ponía en peligru les “esencies”, se venía entamando el “movimiento”. Y partiera de Xixón más concreto, y, pa decilo tóo, ente otros del señor don Rufino Menéndez González, a la sazón ex-jefe regional de la Comunión Tradicionalista (C. T.) del Ppdo. de Asturias, que consigue implicar al daquella ya ex-jefe delegado nacional de la C. T. señor don Manuel Fal Conde que al rodiu d’él camiéntase la conxura, asegún costancia documental histórica, y tamién personal, claro.

Y si non ye po les buenes, como nun fue, pos ármase una en Montejurra “despachando” l’asuntu con dalgún boína “roxu”, como s’armó y se despachó (histórico y perdocumentao).

Pero esi pretendíu rechazu oficial de C. H., y perende apoyu del menorguiáu Sixto, queda en pretensión namás porque, como siempre, la trampa rescampla cuando el propiu de Amorín mos cuenta “entonces, su hermano don Sixto Enrique tomó el título de abanderado de la tradición”. Deónde lu “tomó”. O dióilu danquién. Quién. Ónde. Cómo. Cuándo. A cuentu qué. ¿Ónde ta el documentu oficial? que prestaríame velu.

Y vamos dexalo ahí. Yo de lo que vieno depués non puedo dar fe ni documental nin personal, porque co la base ideolóxica que deprendí daquella –asamblea, mandatu imperativu, socialismu autoxestionariu, federación ibérica de repúbliques socialistas, revolución social, tóo ello basao na llibertá social y comunitaria a la que queda condicináa la individual- di el pasu que non me quedaba otra que dar, pal anarcosindicalismo, en coherencia de la que tamién me deprendíeron daqué dellos carlistas.

Ente ellos el prisioneru de Dachau -campu de concentración nazi- 156.270, del que en Montejurra del 1974 leyó una fía, ente otres estes pallabres, tamién documentu hestóricu: “…Nuestra unidad ideológica fruto de una gran polémica, análisis y controversia interna, nos permite configurar una doctrina enriquecida con el pensamiento de todos… Por ello, los que desde fuera de la dinámica de unión intentan interpretar, modificar y perturbar esta Línea democráticamente elaborada y aprobada por los militantes del Partido Carlista, se sitúan fuera del Carlismo. Los que intentan esgrimir antiguas fórmulas de compromiso para condenar lo que hoy hacemos y no aceptan las que estamos adquiriendo en estos momentos, traicionan aquellas y éstas. A la inversa, los que discuten en las asambleas populares y se esfuerzan para modificar y perfeccionar la Línea Ideológica, se acostumbran a la tolerancia, crean un hábito democrático y, sobre todo, enriquecen tanto nuestra doctrina como nuestra acción política. A todos los carlistas hago un llamamiento a la solidaridad y a la lucha. A todos os recuerdo que mi hijo el Príncipe Carlos Hugo tiene mi plena confianza y en él tengo delegados los poderes para gobernar el Carlismo junto con el Pueblo Carlista…”

Anda por casa la entrevista que cita Infante, que me la recortó el mi hermanu y compañeru ñiciáticu na nuechi aquella. Non la lleí. Nun corre priesa, po la verdá nun pasa el tiempu. Nun sabo los carlistas asturianos que quedarán agora nin la consideración que tendrán pa Carlos Hugo. Yo, dinastíes aparte, como daquella téngolu por un paisano intelixente, modestu, honestu y honráu. Toi seguru que la mesma empresión que dexó pa más de ún de los compañeros que tebo na mina. Sélo por fíu de mineru. Sí, unu nos que cuayó la “peripecia”.

Ángel Luis Fernández Meana
En Xixón a los siete dís d’agostu del dosmildos

Anuncios